Conducir en Irlanda: dos rutas por carretera

junio 4, 2013 · Guía de Irlanda 

ruta por carretera Conducir en Irlanda: dos rutas por carretera

¿Te gusta conducir y te encanta Irlanda? Pues estás de suerte, porque aquí te hablamos de dos rutas inolvidables aconsejadas por el blogger Steven Forsyth.

Irlanda es un país pequeño y podríamos pensar que es posible rodearlo en coche en un par de días, en un simple abrir y cerrar de ojos. Pero esa idea cambia rápidamente cuando los turistas se ponen al volante y ven la extraordinaria variedad de hermosos paisajes que van desde la majestuosidad de los acantilados de Moher a la belleza natural de las montañas de Wicklow. Son ese tipo de lugares en los que el tiempo casi se detiene, en los que las situaciones de la vida parecen casi insignificantes en comparación con la grandeza que tienes ante tus ojos, paisajes sublimes, asombrosos, que aparecen delante de a cada momento. Conducir en Irlanda es un privilegio, y quienes lo tengáis, aquí os recomendamos estas dos rutas.

Ruta uno: de Glendalough al Castillo de Kilkenny

¿Qué mejor lugar para empezar que el valle de los dos lagos? También conocido como Glendalough, este lugar del que se dice que “llena tu alma, inspira tu corazón y tu mente”, fue fundado en el siglo sexto como un asentamiento monástico y está formado por la Torre Redonda, la Iglesia de Nuestra Señora y una serie de edificios medievales junto a los lagos que conforman una auténtica imagen de postal. Desde ahí hay que conducir a través del Parque Nacional de Wicklow para contemplar cientos de millones de años de cambio geológico, observando la cumbre de granito de War Hill y los lagos de Lough Bray.

Puede que estés deseando ir directamente al Castillo de Kilkenny cuando dejes las montañas de Wicklow, pero esto sería ignorar las pequeñas y maravillosas ciudades que vas a atravesar por el camino. Haz una parada en Laragh y relájate en el espléndido restaurante de Wicklow Heather, conocido por su excelente servicio al cliente, y sorprendente con la pierna de cordero tradicional irlandesa. Rathdrum está cerca y es el sitio de Avondale House, que fue el hogar del “rey sin corona” de Irlanda Charles Stewart Parnell. La pequeña ciudad de Avoca, famosa por ser el lugar donde se rodó la serie de televisión protagonizada por Colin Farrell Ballykissangel, se encuentra a poca distancia en coche y se puede parar a tomar una pinta de Guinness en el bar de Fitzgerald.

Por el camino de Kilkenny sería un crimen acelerar a través de Carlow sin disfrutar de su magnífica campiña, valles y montañas. Pasarás por Altamont Gardens en Tullow, una de las joyas de la corona de los jardines de Irlanda que abarca cuarenta hectáreas de impecable césped y robles antiguos, para llegar finalmente a Kilkenny Castle, una estructura impresionante que se culminó en el siglo XIII.

Ruta dos: de Killarney a los acantilados de Moher

Comenzando el viaje en la hermosa localidad de Killarney, elegida como la ciudad más limpia de Irlanda en 2011, esta ruta te lleva a la mejor parte del Oeste. Las atracciones incluyen el Castillo de Ross, una torre del siglo XV, y el Parque Nacional de Killarney, una reserva natural que cuenta con el privilegio de ser el único lugar en Irlanda en el que se pueden ver manadas de ciervos rojos.Una vez se ha disfrutado de Killarney, es el momento de viajar al norte pasando por la pequeña localidad de Castleisland, conocida como la puerta de entrada a Kerry y el lugar donde se encuentra el Crag Cave, uno de los mayores sistemas de cavernas abiertas de la nación.

Por el camino pasarás por la ciudad de Limerick hasta llegar al pequeño pueblo de Bunratty, famoso por su castillo medieval construido en el siglo XV. Merece la pena aprovechar la parada para explora la estructura antigua y llegar hasta la cima con la cámara para hacer una foto del famoso estuario de Shannon. Si tienes hambre y quieres pasar la noche en Bunratty debes degustar el legendario banquete Medieval Bunratty, una comida de cuatro platos con un buen vino e hidromiel, una bebida irlandesa antigua. El festín continúa con música tradicional irlandesa con profesionales del violín y el arpa que ambientan esta gran noche medieval.

Al día siguiente conduce a través de las ciudades de Sixmilebridge, Clarecastle y Ennis antes de que tu viaje concluya en los acantilados de Moher, en Doolin. Estos acantilados son la atracción turística más visitada de Irlanda con más de un millón de visitantes al año. Los magníficos acantilados se elevan a más de 200 metros y cuando lo visites, debes ir a la parte superior de la torre de O’Brien desde donde se pueden ver las islas de Aran y la bahía de Galway.

Hemos esbozado apenas dos de las numerosas rutas que se pueden hacer en todo el país. Revisa tu calendario, llena el depósito y prepárate para ver más paisajes increibles.

También te puede interesar:

Comparte esta entrada:
Uups! No hay marcadores para mostrar D:

Comentarios

Dejar una respuesta




  • Nube de etiquetas

  • Cursos en Irlanda